Quien escucha la voz del anciano es como un árbol fuerte.

Quien se tapa los oídos es como una rama al viento.

Proverbio Africano